Preparto

Cursos de preparto

Cesárea

Fecha de parto

Preparación del bolso del bebé y de la mamá

Parto prematuro

Inicio

 

El Parto

 

Lo soñaste durante los últimos 9 meses, te imaginaste cómo sería este momento, te llenaste de dudas y miedos, te preparaste de todas las maneras posibles, y llegó por fin el momento del parto.

En este espacio, nos ocuparemos de todos los temas que te preocupan sobre el parto y el postparto, como por ejemplo:

Cuándo salir hacia el hospital o clínica para dar a luz; hablaremos de los partos múltiples; del a veces complicado parto de nalgas; el que se hace por cesárea y del parto en cuclillas. Tampoco dejaremos de lado las alternativas como el parto en el agua; las dificultades y milagros de un parto prematuro. Intentaremos evacuar las dudas sobre las fechas probables de parto.

Te enseñaremos la preparación del bolso de la mamá y del bebé para la clínica u hospital, repasaremos un curso de preparto y sus ejercicios tan recomendables. Por último hablaremos del postparto; los ejercicios más convenientes; y algunas complicaciones como la depresión postparto. La alimentación en la mamá que amamanta es otro ítem del que suelen haber dudas.

-El  trabajo de parto

Al mencionar la frase "trabajo de parto" suelen venir a la mente múltiples imágenes, y lo principal que aparece es que se trata de algo trabajoso. Por lo general, es un laborioso trabajo de la mamá, pero también lo es para el bebé. Todos los obstetras saben que los partos de fetos con complicaciones son más trabajosos justamente por la falta de colaboración del bebé, quien debe realizar activas tareas de acomodación para nacer. Se trata, entonces, de un trabajo compartido: podríamos decir que el trabajo de parto es la primera actividad a compartir con tu hijo.

El parto cuenta con 4 etapas:

  1. El período de dilatación
  2. El período expulsivo
  3. El período evacuante
  4. Alumbramiento
  5.  

 Aquí te explicaremos cada una de las etapas del parto. Ya que estar informada te ayudará a estar más tranquila y preparada para afrontar cada instancia de  este momento único e irrepetible, que es el parto y nacimiento de tu hijo.

1) El período de dilatación:

 

 Dilatación está muy relacionada con la frecuencia y la intensidad de las contracciones que sientas.
Las contracciones del útero  en su parte superior empujan al feto, que comienza su descenso.
 Se pueden distinguir varias subfases en todo el proceso de parto:

Fase de latencia:

En esta fase, las contracciones son todavía bastante suaves y separadas por intervalos de entre 10 minutos y 15 minutos. En estos momentos la dilatación del cuello del útero será de unos 2 o 3 centímetros aproximadamente. Hasta ese momento, puedes permanecer todavía en tu casa. Esta fase generalmente puede durar 4 horas en mamás que no son primerizas, y entre 7 y 8 horas en mamás primerizas.

Fase de aceleración:

Si las contracciones se repiten entre 2 y 3 veces cada 10 minutos, duran aproximadamente 1 minuto, y se mantienen en esta frecuencia durante unas 2 horas, es muy probable que se haya desencadenado el trabajo de parto, y que la dilatación sea de 3 o 4 centímetros.  Entonces hay que prepararse para salir al hospital.

 En esta etapa, el médico te aconsejará, ya que las contracciones serán más dolorosas, caminar, respirar profundamente, ducharse o tomar un baño de inmersión, para relajarse, y que las contracciones no duelan tanto.

A veces  se puede romper bolsa, en este caso, es muy importante que se fijen a que hora sucedió, para informarle a tu doctor, ya que el bebé deberá nacer antes de las 48 horas. El rompimiento de bolsa es indoloro, a veces puede pasar inadvertido, si no es una ruptura total. Si lo notas, colocarse un apósito y fijarse el color del líquido suele ser útil para informarle a tu médico.

 

 Fase de velocidad máxima:

En este período, dilatarás a gran velocidad, hasta llegar a 10 centímetros, que es lo que el bebé necesita para poder pasar por el canal de parto. La membrana amniótica puede romperse en cualquier momento. Entre 3 y 4 contracciones cada 10 minutos, la dilatación estará alrededor 6 o 7 centímetros. Se acerca el momento de la expulsión. La respiración debe volverse intermitente.

 Si lo necesitas o tu médico te lo aconseja, podrán ponerte la anestesia peridural, que te dejará sin sensibilidad de la cintura hacia abajo. Teóricamente el período de dilatación no debería prolongarse más de 7 u 8 horas. Si eres primeriza, puede costarte más llegar a la dilatación completa en este tiempo estimado.

2)Período expulsivo:

 

La última parte del período de dilatación, es el que se conoce como período expulsivo del parto. Una contracción cada  2 minutos indica la llegada del período expulsivo. Es importante en esta etapa aumentar las respiraciones intermitentes y los períodos de descanso. Si es necesario, se puede deambular. Otra posibilidad es recostarse sobre el lado izquierdo, reposando, con respiraciones intermitentes. Mientras, tu pareja o ser querido que te acompañe, puede hacerte masajes y fricciones suaves en la espalda. Éste es el momento en que el bebé  recorre el canal de parto. El bebé encuentra que el canal de parto se ha estrechado. Apoya su cabeza sobre la pelvis de la mamá y presiona sobre la misma. Empuja el coxis y logra sacar la cabeza. La pelvis es el mayor escoyo que el bebé debe sortear, acomodando su cabeza según el diámetro de mayor abertura, el oblicuo, que tiene generalmente 11 centímetros.

3) Período evacuante:

 

Las contracciones cada vez más intensas producen la necesidad de expulsar. Como si tuvieras una necesidad  irresistible de ir al baño. La cabeza de tu bebé asoma en la vulva. Las respiraciones se vuelven intermitentes de acuerdo con la necesidad que exige el espasmo. Hay que tomar aire por la nariz, y pujar aproximadamente no más de 5 segundos. Es importante relajarse con respiraciones intermitentes suaves, centradas en la exhalación, y esperar al siguiente pujo. Este período puede durar entre 5 minutos y media hora, y es el más sublime de todo el proceso, cuando el bebé termina por fin de salir.

Si el médico es partidario de la episiotomía (corte entre el ano y la vulva, cuyo objetivo es evitar el desgarro), la practicará antes que el bebé termine de asomar la cabeza. Hay médicos que prefieren sostener el perineo y no hacer el corte.

4) Alumbramiento:

Entre 15 minutos y media hora después del nacimiento de tu bebé, sale la placenta con el resto del cordón umbilical. La ventaja: esto ya no duele. Una vez que nació tu bebé, se corta el cordón umbilical (luego el obstetra hará un corte más cercano al ombligo del bebé). Recibirá su primer baño y tus primeros mimos, y los del papá, si estuvo presente durante el parto. El mejor momento para cortar el cordón es pasado un minuto y no enseguida, ya que todavía está pasando sangre al bebé con sus nutrientes, de manera que cortarlo antes puede provocar una anemia. Últimamente se aprovecha esta sangre para congelarla y generar un propio banco de "células madre", que si bien hoy en día tienen poca utilidad, se cree que en el futuro las investigaciones harán posibles los autotransplantes cuando algún órgano falle. Esto dista mucho de estar al alcance del común de la gente por la cuestión de los costos. El alumbramiento es, con todo, el momento donde empieza el placer. Viene el relax y la posibilidad de echar las primeras miradas con el bebé.