El parto por cesárea

Inicio

 

¿Cómo es una cesárea?

 

Aquí veremos algunos consejos para las mamás que tendrán su primera experiencia con una cesárea así como una descripción sintética de los pasos del parto.

Primero se coloca la anestesia epidural, habrá presente un cardiólogo que monitoreará permanentemente a la mamá. La cirugía consiste en una incisión en la piel, pudiendo ser la misma de forma transversal (horizontal), o vertical, justo encima del vello púbico. Se mueven los músculos abdominales, raramente se cortan. Luego, se hace una incisión en la pared del útero, este corte también será transversal  o vertical. Luego, se saca al bebé, se corta el cordón umbilical. El siguiente paso consiste en la extracción de la placenta. Luego, se cierra el útero con puntos, que serán reabsorbidos por el cuerpo de la mamá. En cambio la piel se cierra con otro tipo de puntos, que luego, cuando cicatricen, serán retirados por el médico. Durante toda la cirugía, y después de unas horas  de la misma, se dejará puesta una sonda urinaria.

En cuanto el bebé sale de la panza de la mamá, se lo pone un rato cerca de ella, luego es llevado a su primera revisación. Actualmente se deja, en algunas maternidades, ingresar al papá en la sala de operaciones. Los médicos arman un campo quirúrgico que los papás no necesariamente pueden ver. Su lugar será al lado de la mamá, para acompañarla. Al papá se le pondrá ropa quirúrgica. En algunos casos, se le permite al papá darle al bebé su primer baño. Este es un momento inolvidable para él, sin lugar a dudas.

 

Recuperación después de la cesárea

Aunque durante la intervención no se sienta ningún dolor, la recuperación de la cesárea es algo más lenta y molesta que la de un parto natural. La herida en el útero implica una agresión física al organismo. Por lo tanto, hacen falta más cuidados y reposo en el puerperio.

Recuperación en el posparto inmediato:

Después de la cesárea, la mamá deberá permanecer un tiempo en observación. Si la cirugía se ha efectuado con anestesia epidural, será trasladada junto a su bebé a la habitación una hora después. Si en cambio se ha utilizado anestesia general por alguna razón, pasará unas horas en la sala de reanimación hasta que despierte, como en cualquier otra operación.

En ambos casos deberá permanecer en ayunas, hidratada con suero mediante un goteo, hasta que elimine la anestesia y todos los órganos recuperen su normal funcionamiento. Es necesario destacar que durante la intervención se manipulan las paredes y los músculos abdominales, y esto vuelve fundamental el reposo del sistema digestivo.

El tiempo de ayuno dependerá de la evolución de la mamá y del criterio de su médico. Cuándo él lo considere oportuno, le indicará un caldo suave, que, si es bien tolerado por el cuerpo, se irá sustituyendo por una dieta blanda (puré, pescado, galletitas, compotas, gelatinas, etc.), hasta retornar a una alimentación variada en pocos días. A veces, se coloca una sonda en la vejiga durante unas horas para facilitar la micción. Después, conviene que se levante de la cama cuanto antes y movilice las piernas para prevenir problemas circulatorios.

¿Cuándo se da el alta?

Hasta  hace algunos años, el tiempo de la permanencia en el hospital después de una cesárea era de una semana- cuando se retiraban los puntos-. Aunque el alta depende mucho del protocolo de cada centro médico y, sobre todo, de la opinión del obstetra, en la actualidad la tendencia es dar el alta en 4 o 5 días, siempre que la mujer haya recuperado sus funciones intestinales y no aparezca fiebre u otras complicaciones.

En casa deben continuar los cuidados y el reposo- aunque también se recomienda levantarse con frecuencia-. Olvidémonos de las tareas del hogar y aceptemos toda la ayuda que nos brinden. La recuperación no va a ser fácil durante los primeros 15 días, por que el cuerpo está aún muy resentido y la movilidad resulta limitada.

Muchos ginecólogos recomiendan utilizar las primeras semanas una faja de post parto. Así la mamá se siente más contenida y el vientre más protegido. En cambio, hay médicos que desaconsejan la faja, por que sostienen que impide a los músculos del abdomen recuperar su tono con rapidez.

La cicatriz de la cesárea

En una mujer sana y bien nutrida los puntos suelen cicatrizar en una semana. La herida no requiere de cuidados especiales.

Es suficiente con ducharse, secar la cicatriz con cuidado y dejarla unos minutos al aire. Si la incisión se ha realizado con puntos o grapas convencionales, habrá que volver al ginecólogo para que los retire. Si la sutura es intradérmica- por debajo de la piel-, no será necesario.

En las primeras semanas es normal sentir tirantez, dolor o molestias en el abdomen, y percibir una parte de la piel con sensibilidad diferente, como si estuviera dormida. El útero debe contraerse para volver a su tamaño normal- lo que se conoce como dolores de entuerto, pero, además, cuenta con el inconveniente agregado de haber sufrido una incisión. Si el dolor fuera muy intenso o se apreciara un aumento de la temperatura, se debe ir al ginecólogo lo antes posible por si hubiera surgido alguna complicación que requiera atención médica.