Calendario de embarazo - primer trimestre

Segundo trimestre, semana a semana

Tercer trimestre de embarazo

Métodos anticonceptivos

Cuidados en el embarazo

Controles

Embarazo múltiple

Embarazo gemelar

Alimentación

Síntomas de embarazo

Gimnasia

Sexo y embarazo

Ejercicios y esfuerzos

Belleza y embarazo

Riesgos en el embarazo

Celulitis

Maquillaje para las manchas del embarazo

Cabello

Embarazo ectópico

Prevención en el embarazo

Screening preparto

Estudios en el embarazo

¿Cómo quedar embarazada?

 

Inicio

 

El embarazo

 

¿Cómo se produce el embarazo?

Durante una relación sexual millones de espermatozoides (célula sexual masculina) ingresan a través de la vagina de la mujer y ascienden por el útero hasta llegar a las Trompas de Falopio.

Si la mujer está en su período fértil (días anteriores y posteriores a la ovulación) uno de estos espermatozoides puede toparse con el óvulo (célula sexual femenina) y fecundarlo. El espermatozoide penetra en el citoplasma del óvulo. Una vez que alcanza el núcleo, donde se localiza la información genética, las dos células se fusionan, intercambian cromosomas y generan la primera célula del bebé, el huevo o cigota a partir de la cual se formarán las demás. Un día después de la fusión, las células del huevo comienzan a dividirse (aún está en la Trompa de Falopio).

De forma muy sintética, diremos que primero se divide en 2 partes iguales, que a su vez se divide en 4, y luego en 8, y luego en 16, y así sucesivamente hasta completar el proceso. Todo esto ocurre mientras el huevo desciende desde la trompa de Falopio hasta el útero, esto sucede aproximadamente al cuarto día. Las células se agrupan en forma de mora. Luego se dividen en 2 grupos. Las externas (trofoblasto) responsables de la futura placenta, y las internas (blastocito) que darán lugar al embrión. Entonces comenzarán a formarse las membranas externa- corión- e interna- amnios- que formarán la bolsa donde habitará el embrión y dentro de la misma, el líquido amniótico.


¿Qué es el embarazo?

El embarazo propiamente dicho comienza cuando el embrión logra implantarse en el endometrio. El embarazo en esta instancia aún no es percibido por la madre. Los síntomas de embarazo en la quinta semana pueden ser casi imperceptibles para algunas mujeres. Al principio  pueden ser confundidos con los síntomas pre-menstruales: aumento y dolor de pechos, cansancio, aumento de la secreción vaginal, sensibilidad emotiva. Luego: ausencia del período menstrual, desagrado por algún tipo de alimento, cambio en el olfato, un cierto gusto metálico en la boca, náuseas, y hasta vómitos.

A partir del implante del embrión en el endometrio, la comunicación madre-hijo será a través de la placenta que se une al embrión por medio del cordón umbilical. Por donde será transportado oxígeno y nutrientes de la mamá al bebé, y desde el bebé a la mamá el dióxido de carbono y los productos de deshecho del metabolismo fetal.

El embarazo dura entre 36 y 40 semanas contando a partir de la fecha de la última menstruación de la mamá. O sea que típicamente dura 38 semanas contando a partir de la fecundación (que ocurre 2 semanas después de la menstruación, que es cuando la mujer ovula) por eso aunque el embrión tenga por ejemplo 10 semanas, hablaremos de un embarazo de 12 semanas.

El embarazo produce en la mujer una revolución hormonal que se verá reflejada en los cambios corporales y anímicos de la mamá. Lo que hay que tener en cuenta es que estos cambios en el embarazo son normales, y que todo volverá a la normalidad cuando nazca el bebé.

Algunos cambios durante el embarazo pueden ser beneficiosos, como por ejemplo: cabello más abundante y con más brillo, el pecho más firme, las uñas más duras, no tener la necesidad de depilarse con tanta frecuencia.

Por otro lado, hay otros cambios durante el embarazo que pueden ser molestos, como por ejemplo: dolor de espalda, estreñimiento, várices, hemorroides, más transpiración que la habitual, náuseas y vómitos en el primer trimestre.

No todos los embarazos son iguales, y no a todas las mujeres les pasa lo antes enumerado. Así que si estás embarazada, ármate de paciencia para tolerar las molestias, y disfruta de este momento irrepetible, que es procrear una vida.

 

Primer control médico

Si está en pareja, es recomendable que te acompañe en esta primera entrevista. Ya que el médico preguntará sobre antecedentes médicos y familiares de los dos, por si existiera algún riesgo genético. Son datos que pueden influir en el embarazo. Lleva anotados estos datos, y las dudas que tengas. El obstetra comprobará tu peso, altura y presión arterial. Y realizará un tacto vaginal y una citología, si lo cree necesario.

 También  calculará la fecha probable de parto, basándose en la fecha de tu última menstruación. Te prescribirá también un análisis de orina, para descartar la posibilidad de infección, y un análisis de sangre para comprobar tu estado físico. (Saber si tienes anemia, diabetes), determinar el factor Rh, averiguar si estás inmunizada frente a enfermedades que puedan afectar a tu bebé (como toxoplasmosis, rubéola, hepatitis), y averiguar si eres o no portadora de anticuerpos del Sida.

Si todo va bien la consulta con tu médico será al principio 1 vez al mes, sobre el final del embarazo las visitas serán con más frecuencia hasta la fecha probable de parto. La primera ecografía suele indicarse entre la séptima y novena semana de embarazo.

Este estudio sirve para verificar el estado del útero y órganos internos, se comprueba también si el embrión está bien implantado y se desarrolla con normalidad. Y da una idea bastante aproximada de la fecha de parto.
 Este estudio se repetirá algunas veces más durante el embarazo, según el criterio de tu médico.