Embarazo

Inicio

 

Embarazo gemelar

 

En este espacio nos ocuparemos del embarazo gemelar para reducir mitos y temores en torno a los gemelos. Y para que puedas disfrutar sin sobresaltos de esta etapa única.

¿Cómo se produce un embarazo de mellizos o gemelar?:

Un embarazo gemelar puede originarse de dos formas. La más habitual-un 70% de los casos- es la fecundación de dos óvulos distintos. Esto da lugar a gemelos bivitelinos, conocidos popularmente como “mellizos”. Cada futuro bebé se desarrolla en su bolsa amniótica y se alimenta de su placenta- aunque estas pueden unirse y dar la sensación de ser una sola-.

La otra posibilidad- se da en un 30  % de los casos- es que el óvulo fecundado se divida en dos partes iguales. El resultado son dos gemelos univitelinos, los verdaderos gemelos, que comparten la placenta en un 99 % de los casos y generalmente se encuentran en sacos amnióticos separados- depende de cuando se haya producido la división-. Cuando no es así, hay más riesgos y el control de éste embarazo gemelar deberá ser más exhaustivo.

¿Se parecerán los bebés?:

Los mellizos pueden ser de distinto sexo y no parecerse nada físicamente, ya que provienen de dos óvulos y de dos espermatozoides. Comparten el día del nacimiento, pero no la carga genética. Incluso pueden haberse concebido en coitos distintos, ya que algunas mujeres ovulan dos veces en un ciclo. Los gemelos son del mismo sexo y resultan tan iguales que cuesta diferenciarlos.

No es fácil detectar si los bebés serán gemelos o mellizos. Se sabe que serán gemelos si comparten el corion – membrana que rodea los sacos amnióticos-, detalle que no se aprecia fácilmente en una ecografía, o si se encuentran en el mismo saco; y que son mellizos si son de distinto sexo. Si tienen dos coriones y dos sacos pueden ser mellizos o gemelos.

 

¿El embarazo gemelar necesita controles especiales?:

El embarazo gemelar requiere de más visitas al ginecólogo. Se aconseja ir a la consulta cada 3 semanas, y en los 3 últimos meses cada 2, o semanalmente, ya que es en ésta etapa cuando pueden aparecer complicaciones. A lo largo de la segunda mitad del embarazo deben hacerse ecografías periódicas para controlar el crecimiento de los futuros bebés, y poder detener las contracciones en el caso de que se presenten antes de tiempo. En el último trimestre del embarazo, la información que ofrece la mamá es imprescindible para detectar y prevenir cualquier riesgo de parto pretérmino. Si la mamá nota calambres, puntadas o dolores como los premenstruales, está indicando la presencia de contracciones. Entonces habrá que hacer reposo. Si ya se presenta dilatación, el reposo será absoluto e irá acompañado de medicamentos que inhiben las contracciones. Hay que ir al médico sin demora si aparecen dolores de cabeza persistentes, aumento brusco de peso, dolor agudo en la parte superior del abdomen, una hinchazón que no sede con el reposo o cualquier otro síntoma que no tenga una explicación.

¿Se hereda la tendencia a tener embarazos gemelares?:

La predisposición a una doble ovulación se transmite a través de los genes. Las mujeres que ya han tenido mellizos o cuya madre tiene hermanos o hijos mellizos tienen más posibilidades de tener dos bebés. También los padres pueden llevar el gen y transmitírselo a sus hijas- en este caso, la aparición de mellizos salta una generación-.

¿Por qué han aumentado los embarazos gemelares?:

Como ya vimos existe un incremento de los tratamientos de fertilidad. Además, los cambios sociales han hecho que las mujeres tengan hijos cada vez a una edad más avanzada. Y a más años de la mamá, mayor es la posibilidad de una doble ovulación y de tener un embarazo gemelar.

El parto gemelar:

La cesárea no es la única posibilidad de parto en un embarazo gemelar. Si uno de los dos bebés se presenta de cabeza, están dadas las condiciones para un parto normal. Se hará una ecografía para ver como están ubicados y se espera el momento en que salga el primero. Después, pasa un tiempo para que el segundo bebé se acomode y se produzca el segundo nacimiento. Por último, sale la placenta- o las dos en  el caso de mellizos-.

Aquí es donde más atención se le brinda a la mamá, por que el sangrado del útero es mayor en los partos gemelares. Es común que este tipo de bebés pese alrededor de 300 a 400 gramos menos que los de un embarazo único, por lo cual los controles neonatológicos son más exhaustivos