Volver a Guías para bebés

Inicio

 

Ropa para bebés

 

Nos ocurre a todas las mujeres embarazadas, nos quedamos fascinadas ante las vidrieras de ropa para bebés. No hay nada que encante más a una embarazada que comprar la ropa para vestir a su bebé. Lo que ocurre es que todo nos gusta, y podemos caer en la tentación de comprar ropa de más para nuestro bebé. Recuerda que ellos crecen muy rápido y puede ocurrir que él crezca antes de hayamos podido estrenar toda su ropa.

Por eso, en este espacio nos ocuparemos de darte algunos consejitos de cómo preparar el ajuar de ropa de tu bebé; también algunos consejos de que tipo de ropa usar en cada etapa de vida del bebé; consejos de cómo vestirlo; y que cuidados debes tener cuando lo vistas; también te orientaremos con los talles adecuados de ropa para cada edad, desde 0 a 2 años.

Esperamos te sean útiles nuestros consejos, pero ante todo, te deseamos una feliz maternidad, disfruta de cada momento que tenga que ver con tu bebé, desde el momento de preparar su ajuar antes de que nazca, hasta cada momento que compartas con él una vez nacido: desde alimentarlo, hasta cambiarle la ropa y ver lo lindo que quedó con esas prendas que elegiste con tanto amor.

 

Tipos de telas

 

Como dijimos anteriormente, el bebé crece muy rápido, por eso no vale la pena llenar su armario con muchas prendas del mismo talle, sobre todo si es verano por ejemplo, ya que en ésa estación solemos tener a nuestro bebé con poca ropa.

Además no es conveniente comprar la ropa muy grande con la idea de “ya crecerá”, ya que el bebé debe estar fundamentalmente cómodo. Si la ropa le quedara grande, podrían quedar sus manitos tapadas, de manera que perderían su libertad de movimiento.

Si la ropa le queda chica, el bebé estará incómodo, ceñido, y con poca libertad de movimientos. Para evitar esto, debemos tomar la precaución de comprar para los primeros días de vida de nuestro bebé algunas prendas de talles para recién nacido. No más de dos o tres unidades de cada cosa, sobre todo de la ropa interior como bodys, batitas, medias, escarpines, y pijamitas. 

 

Cuidados que se deben tener al vestir al bebé:

 

Cambiar a tu bebé no debe convertirse en una tarea aburrida. Estos minutos constituyen una oportunidad maravillosa para relacionarse con el bebé, jugar con él y disfrutar demostrándole todo tu amor. También es muy importante que esta actividad la aprenda a disfrutar el papá.

A medida que nuestro bebé vaya creciendo, comprobaremos que la tarea de vestirlo va adquiriendo características nuevas. Por ejemplo cuando empieza a sostener su cabecita, resultará más fácil abotonar su la espalda, ya no protestará al ponerlo boca abajo.

Los bebés un poco más grandes, a partir de los 8 meses, no siempre se dejan vestir. Para combatir su resistencia conviene colocar juguetes al lado del cambiador, e irle ofreciendo de a uno en cuanto comience a quejarse. Si no basta con eso, podemos cantarle una canción o jugar al “cu-cú - ¿dónde está el bebé?” "(juego de la sabanita"), que les encanta, escondiendo nuestra cara en cada prenda que le ponemos, y riéndonos al aparecer.

Debemos tener mucha paciencia, delicadeza, hablarle cariñosamente; y cuando son muy pequeños, ponerles cada prenda con suavidad y lentamente, lo ideal sería tener las uñas cortas cuando son tan pequeños, para no arañarlos sin querer, si no quieres tener las uñas cortas, ten mucho cuidado al manipular a tu bebé, ya que es más difícil hacerlo con las uñas largas.