Lactancia artificial

Prevención de enfermedades del bebé

Calendario de vacunación

Deposiciones

Inicio

 

Puericultura


puericultura-lactancia-amamantarMientas tu bebé va creciendo en tu vientre la ansiedad y dudas también van creciendo, sobre todo si eres primeriza y aún no siéndolo, pues cada bebé es único e irrepetible y la experiencia de criarlo también.

Algunos consejos básicos para la crianza del bebé:

La leche de madre es el mejor alimento para tu bebé. Lo hace crecer adecuadamente, lo protege de muchas enfermedades como: diarrea, enfermedades respiratorias, e infecciones en general. Es un alimento muy digerible y de absoluto aprovechamiento.

Además el amamantamiento establece un vínculo sólido entre madre e hijo que durará toda la vida. Durante los primeros días, y hasta que baje la leche, debes colocar a tu bebé al pecho cada vez que éste lo requiera (alimentación a demanda).

La leche materna puede ser al principio poca,  aguada o espesa, pero NUNCA MALA O INADECUADA. De hecho se la denomina calostro, y es rica en grasas, lo que un recién nacido necesita al principio de su vida para poder brindarle la mielina para su temprano desarrollo cerebral.

En esta primera etapa las glándulas mamarias segregan calostro, leche amarillenta de buena calidad y suficiente para el recién nacido. Además de nutrir, proporciona inmunoglobulinas que protege al recién nacido de infecciones.

La bajada de leche suele ocurrir entre el tercer y quinto día de nacido el bebé aproximadamente. Puede que te dé un poco de fiebre. Es normal, pero consulta con tu obstetra. Puede ocurrir que se te agrieten los pezones, hasta pueden llegar a sangrar, e incluso infectarse si no se curan a tiempo. ¿Que hacer en este caso?:

  1. Si tienes lastimado sólo un pezón ofrécele primero el pezón sano y luego el lastimado. O dar solo un pecho en cada toma y vaciar el lastimado manualmente.
  2. Trata de que los pezones estén siempre secos. Puedes secarlos con el aire frío del secador de pelo.
  3. En los horarios en que el sol no es peligroso, toma en los pezones un ratito de sol, de 10 a 15 minutos por día.
  4. Hay cremas a base de lanolina purificada que te ayudarán a cicatrizar. Y no le provocará daño a tu bebé.
  5. Hay pezoneras, y escudos protectores con ventilación con las que tu bebé podrá tomar el pecho sin tener contacto con el pezón, por lo menos hasta que estos cicatricen.
  6. A veces suele aliviar colocar unas gotas de tu propia leche sobre el pezón lastimado.

¿Por qué motivos se agrietan los pezones?: Generalmente se producen por que el bebé al mamar toma solamente la punta del pezón. Es importante que el bebé se prenda bien al pezón, o sea que casi todo entre en la boquita del bebé, así se evitará que se agrieten.

 Higiene:

lactancia-amamantamiento-lecheAtes de tocar a tu bebé debes lavarte bien las manos. Si vienen visitas a conocerlo haz también que se las laven. Y que no estén enfermos, ni fumen en el ambiente en el que tu bebé esté. El cordón umbilical debe ser higienizado con gasa y alcohol fino cada vez que le cambies los pañales. No tengas miedo de tocarlo ya que el cordón no duele. Generalmente se cae alrededor del séptimo día, pudiendo aparecer pequeñas gotas de sangre en la gasa en las primeras horas y días siguiente del nacimiento. Esto es normal. Sólo debes preocuparte y consultar con tu pediatra, si alrededor del ombligo tiene una aureola roja, o si notas mal olor y supuración.
 Antes de la caída del cordón, lo puedes higienizar con un algodón embebido en agua tibia y jabón neutro o de glicerina sin perfume.

Dos días después de caído el cordón, podrás bañarlo con el jabón antes mencionado. Preferentemente al anochecer, para favorecer una mejor predisposición al sueño. Para higienizar la cola del bebé es conveniente el uso de linimento óleo calcáreo, que sea de buena calidad, y fíjate la fecha de vencimiento del mismo. No es aconsejable el uso de perfumes, ni toallas húmedas perfumadas, ni féculas o talcos.  (Siempre hablamos del bebé recién nacido).

Mantén sus uñas cortas, pues se puede arañar la cara solito. Córtaselas con una tijera especial para bebés, previamente higienizada con alcohol fino. Que el corte sea al ras del pulpejo. No utilices hisopos para limpiar los oídos de tu bebé. Las orejas se limpian sólo en su parte externa. No hay necesidad de introducir nada en el conducto auditivo.

Vacunación:

Durante la permanencia de tu hijo en la internación en general no se le aplica ninguna vacuna. Pero es recomendable que durante su primer mes le hagas aplicar la BCG, vacuna contra la tuberculosis. Esta vacuna no produce reacciones el día de su aplicación, pero si a veces entre los 21 y 60 días. Aparece un nódulo que a veces presenta secreción cremosa blanquecina que supura durante bastante tiempo y deja una pequeña cicatriz. El calendario de vacunación de cada país es diferente. Asesórate con tu pediatra, y no te olvides de vacunarlo,  Ten una libreta de vacunación para tu pequeño, no certificados sueltos que se te pueden traspapelar. Y no olvides que la prevención es el arma más importante con que cuenta una madre para mantener sanos a sus hijos.

Recomendaciones:

No es conveniente abrigar demasiado al recién nacido. El bebé regula la temperatura igual que un adulto. Además la vestimenta debe permitirle movimientos amplios. No ponerle nunca fajas o prendas ajustadas.
La temperatura normal del recién nacido es entre 36,2 ° y 36,8°c. El termómetro debe colocarse en la zona axilar. Se lo debe dejar entre 3 y 5 minutos y luego leerlo. Cual quier alteración de la temperatura deberá ser  consultada con el pediatra de cabecera de forma inmediata.

Signos de alarma:

Los signos a tener en cuenta en un recién nacido, que hacen necesario que usted consulte con su pediatra son:

  1. Piel morada, grisácea o amarilla
  2. Dificultad al respirar(fatiga)
  3. Vómitos abundantes y frecuentes
  4. Fiebre(temperatura axilar mayor de 37°)
  5. Enfriamiento(temperatura axilar menor de 36°)
  6. Tos persistente
  7. Rechazo del alimento o succión débil
  8. Deposiciones líquidas y frecuentes, que no guardan relación con la ingesta previa de leche materna
  9. Llanto débil
  10. Somnolencia
  11. Mal olor, supuración o enrojecimiento alrededor del ombligo.

Para terminar quiero decirte mamá, que siempre confíes en tu instinto materno, criar un bebé parece una tarea ciclópea, pero si te relajas y bajas la ansiedad, podrás disfrutar de lo más maravilloso que nos ha proveído la naturaleza. La MATERNIDAD.
Mucha suerte, de una mamá a otra.